Proyectos

PROYECTO DE TUTORIAS

“La orientación del alumno es una tarea esencialmente educativa, consiste en el proceso por el cual se facilita al educando un mejor conocimiento de sí mismo y del mundo que lo rodea, se lo prepara para ir conformando de forma autónoma (libre y responsable) sus decisiones y su vocación, y en función de ello, se lo prepara para disponer de sí mismo y discernir sobre sus posibilidades personales, escolares y profesionales.”

(“El rol del profesor orientador tutor”, Ana María Amarante)

FUNDAMENTACIÓN:

La tarea de educar no se limita a “enseñar” contenidos y habilidades referentes a una asignatura específica, se dirige a la totalidad de la persona buscando su desarrollo íntegro. En éste marco planteado por el ideario del colegio Santa María se encuentra el proyecto de tutorías. La escuela, como ámbito de formación humana, debe colaborar en el desarrollo de la personalidad, ayudando al alumno a realizarse como persona libre y responsable, relacionándose adecuadamente consigo mismo, con sus pares, con sus mayores y con la sociedad.

Hoy más que nunca nuestros jóvenes tienen necesidad de una adecuada orientación. “Hay en nuestros jóvenes una inmensa “nostalgia de tierra firme” y si no la encuentran en sus padres o en sus maestros, la irán a buscar en cualquier ideología, o en cualquier amigote que les haga de padres, y si no, mendigarán en falsos refugios “sustitutivos” … la necesidad de ese “horizonte de referencia seguro” es algo que el ser humano lleva en sus entrañas y por lo tanto, bien o mal, no dejarán de buscarlo”(1)

OBJETIVOS:

La tutoría facilita la creación de espacios de diálogo con los alumnos, “protagonistas de su propia educación”, con los padres, quiénes sabemos son los “primeros educadores de sus hijos” y entre todos los miembros de la institución (2).

El objetivo final de la tutoría no es otro que el de colaborar con el objetivo final de todo el esfuerzo de la institución. Esto es: “enseñar a vivir haciendo uso de la libertad con responsabilidad, dando sentido a la vida de cada alumno, ayudándole a buscar el camino de su propia felicidad, optando con sentido crítico por los valores esenciales…” (3)

FUNCIÓN:

En el plano del quehacer diario, cada curso cuenta con un docente tutor que acompaña al grupo a lo largo del año. Su función principal es la de tener un seguimiento de cada alumno y del grupo en general, ser el adulto referente ante cualquier inquietud y puente que facilite la comunicación en caso de ser necesario. Además de realizar un seguimiento individual y grupal de los alumnos, es el responsable de organizar una Convivencia anual junto con el/la catequista del curso. Los tutores deben estar en permanente comunicación con los directivos, el equipo de orientación escolar, los docentes, y en caso de ser necesario con los padres de los alumnos.

El ámbito de incumbencia de su tarea está especialmente referido a la vida escolar del alumno tanto en el plano del aprendizaje (perfil de aprendizaje, fortalezas académicas, aspectos a mejorar, herramientas necesarias para transitar con éxito la escolaridad) como en el de la convivencia diaria (aspectos vinculares con el grupo de pares, docentes)

PERFIL DEL TUTOR:

La discreción, la prudencia y el respeto por la confianza brindada son virtudes fundamentales que los tutores deben tener siempre presentes. El proyecto de tutorías complementa la tarea diaria de los docentes y directivos en pos de la formación integral de los alumnos. Los tutores deben tener siempre presente que no pueden avanzar nunca más allá de su función específica, invadiendo la intimidad de los alumnos o la competencia de la familia, los docentes o los profesionales.

Ayudarlos a ser “Señores de sí mismo” a “conducir su vida”

Tiempo dedicado a la tarea:

Nivel Primario: El seguimiento se realiza en el transcurso de la tarea diaria. En caso de ser necesario reunirse con pares, directivos o coordinadora de tutorías, dispone de las horas institucionales.

Nivel Secundario: El seguimiento se realiza en el transcurso de la tarea diaria. Se asignará a su vez 1/ 2 módulo semanales (según la cantidad de alumnos del curso o la tarea a desarrollar). Los docentes podrán solicitar horas de clases a sus pares con anticipación para desarrollar alguna dinámica grupal según lo requiera la situación. Las tutorías comienzan en el mes de marzo y culminan en diciembre.

VOLVER A PROYECTOS QUE ENRIQUECEN

VOLVER A SECUNDARIA